Leonardo Rucabado Gómez

Leonardo Rucabado Gómez nace en 1875, en Castro Urdiales y muere en 1918. Su familia era natural de esta localidad y vecinos de ella.

Estudia en Barcelona, en esta conoce a Luis Domenech y Montaner, que por entonces era profesor interino de la escuela.

La principal influencia que recibe Rucabado en Barcelona es la de los arquitectos Antonio Gaudí, Luis Domenech y Montaner y José Puig y Cadafalch. Se acercan al neogótico para saltar posteriormente a la Sezession vienesa.

Rucabado había tenido contacto con José Puig y Cadafalch, defensor de la teoría de Viollet-le-Duc de que la obra de arte estaba vinculada de una manera sustancial a la raza del grupo que la genera. Este punto de vista defendido por José Puig y Cadafalch en una conferencia “Carácter que diferencia las arquitecturas catalana y castellana antiguas” que imparte en el Ateneo de Barcelona en 1897, cala en el pensamiento de Rucabado y hace que vuelva la mirada hacia su arquitectura regional o nacional.

En 1907 la propuesta de Vicente Lamperez, en el Congreso de Arquitectos celebrado en Bilbao, de realizar estudios sobre las arquitecturas regionales, es tomada con gran ilusión por Rucabado y el resultado es, además de una colección de fotografías y dibujos de la arquitectura regional, los proyectos de arquitectura regionalista que se basan en este estudio.

Es entonces cuando junto con Aníbal González, propone una arquitectura propia nacional y no copiar a la extranjera, fueron los representantes de un movimiento que creó una fuerte polémica dialéctica entre los arquitectos y críticos de arte del momento, que tuvo su momento más álgido en el Congreso Nacional de Arquitectura de San Sebastián en 1915. Su ponencia llevaba el titulo “Orientaciones para el resurgimiento de una arquitectura nacional”. Siguiendo las ideas de Ruskin, critican los nuevos estilos y buscan investigar entre las formas ya conocidas. Aun hoy sigue siendo motivo de estudio desde diferentes puntos de vista , arquitectónico, social, político…

Realizó los estudios de arquitectura y los ingeniería simultáneamente, acabando las dos carreras prácticamente al tiempo.

Fue un arquitecto versátil, muy imaginativo y con una obra muy variada en los estilos. Conoció el modernismo catalán, pues coincidió con este movimiento cuando realizaba sus estudios de arquitectura en Barcelona y lo usó en su obras como la casa Salvarrey en Castro Urdiales o el Chalet de Enrique Ocio en Bilbao. También entró en contacto con la Sezession vienesa, estuvo en Viena en 1908, en el VIII Congreso Internacional de Arquitectos presidido por Otto Wagner y lo puso de manifiesto en obras como el Chalet de Tomas Allende en Indauchu o los panteones que proyecta para varias familias castreñas en el cementerio Ballena de esta localidad.

Además del estilo Regional Montañés, del que fue sin duda su máximo representante y estudioso, este estilo se aprecia en la casa Sotileza en Castro Urdiales, parece que inspirada después de una visita a Polanco a la casa del escritor Pereda, la casuca o el Solaruco en Santander también son ejemplos de este estilo.

Es notable la casa que proyecto en Madrid, en 1917, en la Plaza de Canalejas, para Tomas Allende. En la que hace una propuesta de una arquitectura española. Es un ejemplo de arquitectura ecléctica española, se mezclan elementos platerescos como las conchas con solanas montañesas, chapiteles madrileños, torres catalanas…Leonardo Rucabado muere en el año 1918, antes de ver acabada esta obra, víctima de la gripe. Así pues tenía 43 años en esta fecha. Este año de 2018, se cumple el centenario de su muerte.

En este trabajo he tenido la inestimable ayuda de Miguel Angel Aramburu-Zabala Higuera, autor del libro, “LEONARDO RUCABADO Y LA ARQUITECTURA ESPAÑOLA”, al que estoy profundamente agradecido.

Annibal González de Riancho Mariñas

Arquitecto colegiado nº 2510 del COACan