Javier González de Riancho Gómez

Javier González de Riancho Gómez, nace en 1881 y muere en 1953. En palabras de su hijo Javier, era hombre de carácter tranquilo y bondadoso. Vivió su infancia en Ontaneda, pueblo del Valle de Toranzo, que era de donde procedía su familia paterna y donde tuvo su residencia. La familia por parte de su madre era de Cabezón de la Sal. Conoció pues por uno y otro lado, en sus múltiples desplazamientos a casa de sus familiares, la provincia de Santander y lo más granado de la arquitectura rural montañesa. Contrajo matrimonio con Amelia Mazo de la Sota, natural de Renedo de Pielagos y vecina de Santander, con ella creó una familia y se estableció en la Acera del Correo 6 o Amos de Escalante 6, donde fijó su residencia y su estudio de arquitecto durante toda su vida.

Conoció muy bien la región de Cantabria. Tenía varias aficiones. La paleontología, solía buscar fósiles en el entorno de su localidad Ontaneda, donde hay un buen afloramiento del Jurasico, con una buena variedad de ellos. Le gustaba la arqueología y hacia excursiones para localizar restos arqueologicos , a él se debe la primera fotografía de la Rueda de Ceballos de Zurita “in situ”, un documento verdaderamente interesante. Era un gran aficionado a la práctica de la fotografía, y con su familia y amigos realizaba muy frecuentemente excursiones a los lugares más recónditos de la región, Liébana, Picos de Europa, Cabuerniga, Soba…Así que dejó una importante colección de imágenes de nuestro patrimonio construido.

Al comienzo de su vida profesional conoció a Leonardo Rucabado, entre ambos se estableció una relación de amistad que fue determinante para el devenir de la llamada arquitectura regional Montañesa. Como buen observador que era, supo llevar a la arquitectura que proyectaba los elementos y características de la arquitectura rural que tan bien conocía. Pero no solamente se quedó en la arquitectura regional. González de Riancho, estaba suscrito a varias revistas internacionales, como debía ser normal en esta época, entre las que cabe citar Academy Architecture o Les Salons dÁrchitecture, además poseía una buena biblioteca de libros técnicos y de arte, entre sus libros figura el proyecto de Otto Wagner del Puente Skizzen, libros de arquitectura inglesa, de pintura, de escultura….

No debemos olvidar que su padre Javier González de Riancho Ceballos era o había estudiado Ingeniería de Camino y Canales y Puertos, y que su abuelo Francisco González de Riancho había sido Maestro de obras. Con este bagaje familiar no es de extrañar que González de Riancho sea un buen dibujante y tenga recursos para croquizar y replantear cualquier obra. Proyecta desde un palacio como el de la Magdalena a unas pequeñas escuelas como las de San Vicente de Toranzo, aborda y resuelve los dos proyectos con el mismo interés y con el mismo éxito.

González de Riancho tiene la virtud de que lo mismo trabaja con el estilo de la Sezession Vienesa, Casa de Obregón en La Penilla, o la arquitectura racionalista de las escuelas de Peña herbosa, tristemente demolidas para construir en su solar la nueva sede de la presidencia de Cantabria, como racionalista es el Cine Tetuán en Madrid, desgraciadamente derrivado, o trabaja con el movimiento regionalista Montañés como son las casas de Adolfo Pardo en el Promontorio y la de Collantes en Barcena de Pie de Concha, entre otras. Pero también usa para sus proyectos el estilo pintoresco como en la casa del barrio de la Cueva en Castañeda o usa el estilo inglés , palacio de la Magdalena, o emplea el estilo modernista en el proyecto de la Sala Narbón. En resumen que era un arquitecto muy versátil como corresponde a un buen dibujante e inquieto observador de su entorno cultural.

Pero además de estas virtudes arquitectónicas, González de Riancho estaba muy al corriente de las necesidades y variables sociales. Así es que colabora como Secretario en la fundación del Colegio Oficial de Arquitectos en su sección en Santander. Colabora en la realización del congreso de arquitectos a nivel nacional que se realiza en esta ciudad en 1924. Es decir participa en la parte administrativa de su profesión. Pero además participa activamente en las actividades socio culturales de su ciudad. Desempeña la labor de arquitecto municipal de Santander durante gran parte de su vida profesional, poseía una pequeña vaquería en Alceda de Toranzo y asistía las ferias de ganado y trataba la compra y venta del mismo, sabia jugar a los bolos y no lo hacía mal. Es decir tenía una vida muy pegada al terreno de su Valle de Toranzo, de su ciudad y de su región.

Por último volveré a usar las palabras de su hijo Javier para definir una faceta más de su personalidad, y es que era un hombre muy amante de su familia, tuvo ocho hijos.

He de señalar como punto final que muchas de sus obras han sido tratadas, algunas reformadas, gran numero de ellas deformadas y otras muchas derribadas, el último ejemplo ha sido el día 1 de marzo de 2018 que han derribado una ermita panteón que realizo para las Salesas Reales. Es nuestra intención que este catalogo sirva para conservar lo mejor posible lo que queda de su obra

En este trabajo han colaborado los/as siguientes arquitectos/as:

Javier G de Riancho G de Riancho Elorza………….nº 2142

Ana Lastra Valdor…………………………………………..nº 1020

Pedro Restegui……………………………………………..nº 577

Luis Prada Pareja…………………………………………..nº 88

Annibal González de Riancho Mariñas……………..nº 2510

Annibal González de Riancho Mariñas

Arquitecto colegiado nº 2510 del COACan